nike air max turbulence Blogging Green

nike air max blancas baratas Blogging Green

Payne Stewart, Corey Pavin o Nick Price un tiempo atrás. Jim Furyk o Martin Kaymer en el pasado más reciente. La historia del golf está repleta de ejemplos por los que cambiar de equipamiento es un error para un profesional y son muchos menos los que invitan a hacerlo, aunque ahí está Phil Mickelson, tres grandes casi de una tacada después de abandonar Titleist y firmar por Callaway. No parece muy preocupado Rory McIlroy por sus resultados en 2013, porque, según contó él mismo durante su presentación como nuevo fichaje de Nike a cambio de 190 millones de dólares en 10 aos, “antes pensaba que la estaba pegando lejos, pero esto es realmente un nuevo nivel”.

Pocos fastos similares a esta presentación se recuerdan en el deporte profesional. Tal vez aquel programa de la ESPN, The Decision, en el que LeBron James anunció que dejaba su Cleveland natal para firmar por los Miami Heat. Que el norirlandés abanone Titleist por Nike es mucho más que un cambio de material, es la confirmación final de que Rory McIlroy es una superestrella única a la altura de los más grandes, de Tiger Woods en el golf, de Roger Federer y Rafa Nadal en el tenis, de Wayne Rooney o Cristiano Ronaldo en el fútbol. Rors, por fin, es uno de los elegidos.

Todos sus pasos en 2012 se encaminaban en dirección única: el camino que lleva hasta Nike. Serán unos 20 millones por temporada por lucir durante 10 aos el ala de la diosa griega en sus zapatos, pantalones, polos, jerseys, cortavientos, guantes, gorras, gorros, gafas, palos, bolsa, bolas.

Absolutamente todo lo que utilice en un campo de golf (y probablemente fuera de él) deberá lucir el logotipo, aunque Oakley se empee en llevar a juicio al golfista para poder seguir con él o se especule con la posibilidad de que pueda seguir usando su putter Scotty Cameron. McIlroy ya es un hombre Nike.

A principios de 2012, la consultora deportiva británica SportsPro situaba al golfista como el segundo deportista con un mayor potencial de rentabilidad después del futbolista brasileo Neymar. Nike rompió con un ahora arrepentido Lance Armstrong. Y dos más dos son cuatro. La firma deportiva siempre trata de capitalizar a los mejores de cada deporte y por mucho que Tiger Woods siga siendo el hombre anuncio más rentable del globo combinarle con quien está llamado a ser su sucesor es una inversión razonable. Primero explotando su más que evidente rivalidad. Más adelante.

Nadal vs. Federer. Rooney vs. Cristiano Ronaldo. Incluso Charles Barkley vs. Godzilla. El deporte se ha alimentado, se alimenta y se alimentará de las grandes rivalidades y el mejor ejemplo de lo que Nike tiene ahora entre manos es lo que Michael Jordan y Larry Bird le regalaron al mundo a finales de los aos 80. Así que, sientense y disfruten.
nike air max turbulence Blogging Green

Nike Air Max

Nike Air Max escribió 1442 entradas

Navegación de la entrada