zapatillas nike air max 90 hyperfuse en el acto de conmemoración por el Día Internacional de los Trabajadores

nike air max running 2015 en el acto de conmemoración por el Día Internacional de los Trabajadores

Fuimos condenados en Ginebra por quienes consideran que ese mar de pueblo aqu reunido, cuya imagen puede observarse desde cualquier rinc del mundo, ha sido privado de sus derechos humanos. Con toda seguridad que ninguno de los que en Am Latina promovieron, coauspiciaron o apoyaron ese proyecto, podr reunir en la capital de sus respectivos pa el 5% de los ciudadanos aqu reunidos (Aplausos).

Acaso se trata de fan personas ignorantes e incultas, carentes de conocimientos hist y pol A esta enorme masa se le podr preguntar si hay entre ellos uno solo que no sepa leer y escribir, (Exclamaciones de: No!”), o un analfabeto funcional con menos de sexto grado (Exclamaciones de: “No!”); ninguno podr levantar la mano. Si la pregunta fuera cu poseen los conocimientos de un graduado de noveno grado, o por encima de ese nivel de educaci m del 90 por ciento, excepto los escolares que no han cumplido todav los 15 a levantar la mano.

Las gloriosas tradiciones de rebeld y lucha patri de nuestro pueblo, a las que se unen hoy un cabal y profundo concepto de la libertad, la igualdad y la dignidad del ser humano, los sentimientos de solidaridad, esp internacionalista, confianza en s mismo, conducta heroica, 43 a de lucha tenaz e infatigable contra el poderoso imperio, amplia y s cultura pol y extraordinario humanismo obra de la Revoluci en su conjunto , han hecho de Cuba un pa diferente.

Triste destino el de cientos de millones de personas en esta del mundo que desde un punto de vista realmente humano no han podido salir todav de la prehistoria de la humanidad, y no saldr de ella mientras el sistema de saqueo que ayer extermin a decenas de millones de sus habitantes nativos y los convirti despu sucesivamente en colonias, neocolonias y pa dependientes econ subdesarrollados, rija el destino de estos pueblos.

Lo ocurrido antes de Ginebra, en Ginebra y despu de Ginebra, apenas se distingue de la bochornosa historia que ya conoci nuestro pueblo desde los primeros d del triunfo revolucionario del Primero de Enero de 1959.

Cuba, que fue el pa latinoamericano en independizarse del colonialismo espa tras heroica y solitaria lucha, sin llegar a conocer un minuto de independencia al caer de inmediato en manos del naciente imperio norteamericano, del que con igual determinaci y hero logr liberarse 61 a despu fue vilmente abandonada y traicionada por los dem gobiernos de Am Latina.

Ning libro de Marx y Lenin podr ilustrar tanto sobre el car antinacional, entreguista y traidor de las oligarqu latinoamericanas, y lo que significaba el papel del imperialismo en el destino de nuestros pueblos, como los 43 a de la experiencia vivida por nuestra Revoluci Todos los gobiernos olig y burgueses se unieron al aislamiento y el bloqueo, a la agresi imperialista contra Cuba, con excepci de un pa donde d atr tuvo lugar una gran revoluci social, que trajo justicia y notables avances para el pueblo de una naci mutilada por el insaciable expansionismo de su vecino del Norte, y m de una vez m de la intervenci y conquista extranjera a lo largo de su azarosa y sufrida historia. Esta vez, tristemente, la excepci se convirti en regla.

Pero Cuba no es ya el pa analfabeto, inculto e inexperto de aquellos primeros a Hoy los pueblos latinoamericanos, que entonces eran 208 millones de habitantes, son en la actualidad, incluidos los pueblos angl del Caribe, 526 millones; tambi han tenido la posibilidad de aprender lo que es el dominio imperialista, la explotaci la injusticia y el saqueo. A pesar del diluvio de calumnias y mentiras contra nuestro pueblo ejemplar y su lucha admirable, comprenden cada vez m y saben que frente a tantas claudicaciones que han tenido lugar en el mundo, Cuba constituye una poderosa fuerza moral, defensora de la verdad y solidaria con los dem pueblos del mundo.

A los hermanos de Am Latina les han hecho un gran cuento de Las mil y una noches, en el cual cada d que pasa creen cada vez menos. Llevan medio siglo tratando de hacerles creer que los cientos de miles de ni que mueren cada a por desatenci y hambre, los millones que no van a la escuela y trabajan por m salarios, limpian parabrisas y zapatos, o son objeto de comercio y explotaci sexual, es democracia y respeto a los derechos humanos. Que los cientos de millones de seres humanos que viven en la pobreza, a pesar del inmenso potencial de la riqueza y los recursos naturales que los rodean; el enorme n de desempleados, subempleados o trabajadores informales que viven sin la menor ayuda, seguridad social o protecci alguna; la desatenci m a las madres, ni ancianos y poblaci pobre en general; la marginaci las drogas, la inseguridad y el delito, se llaman democracia y respeto a los derechos humanos. Que los escuadrones de la muerte, las ejecuciones extrajudiciales, torturas, desapariciones y asesinatos; que el soborno, la malversaci y el desv y robo descarado de los bienes p mientras escuelas y hospitales se cierran, los bienes y recursos de las naciones se privatizan y muchas veces se regalan a amigos y asociados en la corrupci tanto internos como externos , constituyen la m cabal expresi de la democracia y de los derechos humanos. No les pasa por la mente que el sistema econ pol y social que defienden es la negaci total de toda posibilidad de igualdad, libertad, democracia, dignidad humana y justicia.

Una persona que es analfabeta, o cuyos conocimientos apenas rebasan el tercero o el cuarto grado, o que vive en estado de pobreza o de pobreza extrema, o carece de empleo, o radica en barrios marginales donde las m inconcebibles condiciones de vida tienen lugar, o deambulan por las calles y reciben el veneno constante de la publicidad comercial, sembrando sue ilusiones y ansias de consumos imposibles, las que suman enormes masas de ciudadanos en lucha desesperada por la vida, pueden ser v de todo tipo de abusos, chantajes, presiones y enga sus organizaciones son reprimidas o carecen de ellas, dif est en condiciones de comprender los problemas complejos del mundo y de la sociedad en que viven. No est en condiciones reales de ejercer la democracia, ni decidir cu es el m honesto o el m demag e hip de los candidatos, en medio de un diluvio de propagandas y mentiras, donde los que m recursos poseen son los que m mentiras y enga siembran.

No puede haber libertad alguna de expresi donde los principales y m eficaces medios de comunicaci constituyen un monopolio exclusivo en manos de los sectores m privilegiados y ricos, enemigos juramentados de cualquier tipo de cambio econ pol y social. El disfrute de las riquezas, la educaci los conocimientos y la cultura queda en manos de los que, constituyendo apenas una parte de la poblaci reciben la mayor proporci de los bienes que produce el pa No es casual el hecho de que Am Latina sea la regi del mundo donde existe la mayor diferencia entre los m ricos y los m pobres. Cu democracia y cu derechos humanos pueden existir en esas condiciones? Ser como cultivar flores en pleno desierto del Sahara.

Cuando por otro lado se presenta el saqueo total de los recursos naturales y la apropiaci del esfuerzo humano como modelo ideal de sociedad y desarrollo, y al ALCA, es decir, la anexi y absorci de Am Latina por Estados Unidos y la dolarizaci como camino, es s de que el sistema pol y econ imperante est llegando a una crisis total. Tal crisis genera una falta total de y de valores.

Es repugnante el comportamiento de muchos gobernantes al ver derrumbarse como castillos de naipes sus modelos econ

Las protestas populares son reprimidas con inusitada violencia. Los gases lacrim los hombres arrastrados por las calles, la brutalidad con que golpean al pueblo los agentes del orden, armados con escudos, encapuchados con extra escafandras y vestiduras que parecen reci desembarcados de un lejano planeta, constituyen los m con que defienden la democracia y los derechos humanos de los ciudadanos.

En nuestro pa jam se han visto semejantes escenas. Nunca, a lo largo de m de cuatro d ha sido empleada la fuerza contra la poblaci El proceso revolucionario se basa en la m estrecha unidad y cooperaci de todo el pueblo, un consenso sin precedente en ning otro lugar, imposible de concebirse y ni siquiera imaginarse en una sociedad de explotadores y explotados. Un pueblo culto, rebelde, de valientes y h como el pueblo cubano, no podr ser gobernado por la fuerza ni habr fuerza con que gobernarlo, porque es la fuerza. Jam se sublevar contra s mismo, porque es la revoluci es el gobierno, es el poder, que con su valor, su inteligencia y sus ideas ha sabido defenderse de las agresiones del m poderoso imperio que jam existi

Tal fen pol no hab ocurrido jam en nuestro hemisferio. La fuerza fue usada siempre por la oligarqu y el imperio contra el pueblo.

Todos y cada uno de los pa de Am Latina que nos condenaron en Ginebra o coauspiciaron el proyecto de resoluci contra Cuba, est bien distantes de los educacionales, culturales y sociales que son fundamentales para una vida sana, decorosa y justa de los ciudadanos. Ninguno de ellos alcanza a Cuba en uno solo de esos En aras del tiempo me limitar a se algunos del conjunto de Am Latina comparados con los de Cuba.

Tasa de analfabetismo: Am Latina, 11,7%; Cuba, 0,2% (Aplausos).

Habitantes por personal docente: Am Latina; 98,4; Cuba, 43 es decir, dos, tres veces m personal docente per c (Aplausos).

Tasa de escolarizaci en la ense primaria: Am Latina, 92%; Cuba, ciento por ciento (Aplausos).

Tasa de escolarizaci en la ense secundaria: Am Latina, 52%; Cuba, 99,7% (Aplausos).

Alumnos de ense primaria que alcanzan el quinto grado: Am Latina, 76%; Cuba, ciento por ciento (Aplausos).
zapatillas nike air max 90 hyperfuse en el acto de conmemoración por el Día Internacional de los Trabajadores

Nike Air Max

Nike Air Max escribió 1392 entradas

Navegación de la entrada