zapatillas air max 2014 EN LA CLAUSURA DEL XVI CONGRESO DE LA CTC

imagenes de zapatillas nike air max EN LA CLAUSURA DEL XVI CONGRESO DE LA CTC

Prefiero reflexionar con calma y ecuanimidad.

Algo que me pareci ver desde el primer minuto fue la extraordinaria combatividad de los delegados, el esp que aqu reinaba. Creo que fue excelente la idea de que ustedes vinieran con sus trajes de milicianos.

Se pod apreciar, adem una generaci nueva de cuadros sindicales, una representaci de una clase obrera mucho m preparada, mucho m instruida, mucho m educada, mucho m pol mucho m consciente y tan revolucionaria como lo haya podido ser en cualquier de nuestra historia una masa de delegados obreros.

Como ayer suger tiene lugar el congreso en medio de una confusi universal, y no se sabe lo importante que es tener la cabeza clara, la mente clara y las ideas claras, en un momento de confusi universal. No s si fuera totalmente correcto hablar de confusi universal, ya que la confusi tiene lugar, fundamentalmente, en el campo progresista, en el campo de las ideas verdaderamente democr en el campo de las ideas socialistas, en el campo de las ideas revolucionarias; porque los imperialistas no est confundidos, los capitalistas no est confundidos, ellos saben perfectamente bien lo que se traen entre manos, y saben perfectamente bien lo que se est jugando en estos instantes en la historia de la humanidad.

Meditaba sobre estas cuestiones en el d de ayer en cierta ocasi cuando no estaban los invitados, y, en otro momento, delante de los invitados , y yo me preguntaba: Comprender bien este congreso? Entender lo que aqu est sucediendo? Se imaginar acaso, que hemos reunido a un gran grupo de tontos o de gente sin criterios, sin pensamiento; a un grupo de cobardes, incapaces de exponer sus ideas o sus inconformidades, o exigir tajantemente determinados derechos o determinadas prerrogativas? Pensar si es democr o no es democr nuestro congreso?

Hubo hasta quienes se asombraban, mientras otros se admiraban, de que un n de miembros del Bur Pol estuviera aqu presente en este congreso; se preguntaban si eso acaso coartar la libertad de expresi de los delegados, si los inhibir para poder expresar su pensamiento. Porque claro que esto es algo no usual, esto no es lo que ocurre en el mundo, y mucho menos lo que ocurre en el mundo capitalista, de donde proceden muchos de nuestros invitados, y no hay que olvidarse que cuando hablo de mundo capitalista hablo de dos mundos capitalistas: el mundo capitalista desarrollado, de las sociedades de consumo, que se hizo rico saqueando al mundo durante siglos, adem de saquear a su propia clase obrera, y el mundo capitalista subdesarrollado, constituido por las antiguas colonias, que fueron saqueadas tambi durante siglos y a las cuales hoy se les hace virtualmente imposible el desarrollo.

En esos pa no se re todos los ministros a dialogar con los obreros, no se re todo el gobierno a rendir cuenta a los representantes de los trabajadores, a responder cada pregunta de cada delegado. Eso no se ve, ni se ver jam en un pa capitalista y, lo que es m triste, no se vio siempre en todos los pa socialistas, aquellos que se divorciaron de las masas. No se ve a la direcci del partido gobernante presente en un congreso de trabajadores para rendir tambi cuenta, y para explicar y responder cualquier pregunta de cualquiera de los delegados.

Por eso esta cosa inusual llamaba la atenci a algunos con satisfacci a otros con alguna suspicacia y a unos pocos con extrema suspicacia, que se corresponde con esta de suspicacia extrema en este mundo.

Hab otras cosas tambi inusuales, como era ver a la clase obrera y a los representantes de la clase obrera preocupados, en primer t con todos y cada uno de los detalles de la producci por una cosa muy sencilla: porque no es el congreso de los propietarios capitalistas.

En una reuni de empresas de una rep burguesa, los representantes habr estado hablando de todos los detalles y los problemas de la producci incluida la tecnolog qu hacer para ahorrar materias primas, para ahorrar energ para ahorrar recursos, para recuperar una pieza, para hacer que funcione con disciplina y con eficiencia capitalista cada una de las actividades de la producci y de los servicios.

En una reuni de propietarios en una rep socialista, tendr que actuar como act la reuni de propietarios capitalistas, porque aqu est los propietarios de las riquezas del pa aqu est los propietarios del pa (APLAUSOS). Porque solo despu de una revoluci socialista trabajador y propietario, trabajador y due de la riqueza del pa es la misma cosa, y no en el sentido de propietarios de una empresa, o propietarios como colectivo de una f como algunos han querido introducir de contrabando en el pensamiento socialista, sino como propietarios de todas las f y como propietarios de todas las riquezas del pa que es el y verdadero sentido que puede tener la propiedad socialista, que no puede ser simple y sencillamente la propiedad de determinados medios de producci por un colectivo de trabajadores. Entend siempre, y entender siempre, que no puede haber otra concepci del socialismo que la propiedad de todo el pueblo sobre los medios de producci solo as entonces es posible tener un congreso como este, solo as (APLAUSOS) Porque si no, lo que tendr ser la contradicci y la lucha, por ejemplo, entre los propietarios de los medios de transporte y los propietarios de las f no tendr cosas parecidas a la cadena puerto transporte econom interna tan famosa, sino la guerra entre el puerto, el transporte y la econom interna.

La propiedad privada por grupos en nuestro concepto no es ni ser jam socialismo, no pasar de ser algo m que un capitalismo por grupos; es como nosotros lo entendemos, aunque respetamos est casi de m decirlo a aquellos que interpreten de otra forma el socialismo.

Nuestros invitados han visto aqu c se ha desenvuelto este congreso y la batalla de cada uno de los delegados por los intereses de todo el pueblo, por los intereses de toda la sociedad, independientemente de que cada uno exprese o pueda expresar, adem las peculiaridades y problemas de un sector determinado, como tanto se discuti aqu citando un ejemplo, el transporte y los problemas del transporte, y la forma de organizar el transporte para que beneficie a la econom para que beneficie al pueblo; o los problemas de la construcci de la agricultura, de la ciencia, de la t Ser largo e innecesario repetir aqu cu fueron todos los temas que hemos analizado en este congreso, y en qu lugar del mundo, si no en medio de una revoluci socialista profunda, se podr escuchar esa frase que tantas veces de escuch aqu No venimos a pedir, no venimos a pedir! En qu lugar extra en qu planeta, en qu rinc de este mundo se puede ver as y escuchar esa frase en un congreso de trabajadores: No venimos a pedir, venimos a dar! Y eso es l que a alg invitado le haya podido producir la impresi de que, en vez de en un avi lo montaron en un cohete y lo trasladaron a otro planeta (RISAS Y APLAUSOS).

As ha sido nuestro congreso. Pero fue algo m que eso, porque fue un congreso que transpiraba internacionalismo, que transpiraba esp revolucionario, que transpiraba por todos los poros patriotismo, decisi y voluntad de lucha; fue un congreso que transpiraba por todos los aspectos la unidad de nuestro pueblo (APLAUSOS). Unidad, unidad, unidad!, qu cosa tan extra a muchos en este mundo debe parecerles tambi cosas de otro planeta.

Eso lo comprende cualquiera que lee la prensa, los procesos pol que tienen lugar en sociedades atomizadas, o que se est atomizando, siguiendo los caminitos trillados de la filosof occidental y capitalista. Esto tiene que ser evidente para cualquiera que vea como se ve 10 partidos, 15 partidos, 25 partidos, 35 partidos, cuarenta partidos en unas elecciones!, tantos partidos que parten real y verdaderamente por un solo punto a la sociedad: por el eje, por la espina dorsal (RISAS Y APLAUSOS). Qu maravilla para el imperialismo yanki, que tiene un solo partido; aunque uno se disfrace con el emblema creo que de un burro o de un elefante, y otro con otro los expertos en eso deben saberlo , pero es en realidad el partido del capitalismo, el partido del imperialismo, el partido de los monopolios, el partido de las transnacionales, en que virtualmente no se distingue para nada la pol de uno y de otro, porque al un los grandes cr son apoyados por ambos supuestos partidos: la invasi a Granada, aplaudida por ambos partidos; la guerra criminal contra Panam aplaudida por ambos supuestos partidos. La guerra fr la carrera armamentista y todos los cr que el imperialismo ha cometido durante tanto tiempo, han recibido siempre el apoyo de ese partido del capitalismo y del imperialismo. Debemos decirlo en voz alta, debemos decirlo en voz alta! En estos tiempos en que parece un crimen hablar de socialismo, y m crimen a hablar de comunismo (APLAUSOS Y EXCLAMACIONES DE: “Socialismo, socialismo!”).

Cuando Ross dec hace unos minutos, que no todos los delegados son comunistas, yo pensaba m bien de otra forma: todos los delegados no son miembros del Partido Comunista, o no son miembros de la juventud comunista, pero todos los delegados que he visto actuar aqu son comunistas (APLAUSOS), como lo es nuestro pueblo, aunque solo un n son miembros del Partido y de la juventud.

Qu har un partido comunista sin una clase obrera comunista? Qu har un partido comunista sin un pueblo comunista? (APLAUSOS)

As hemos analizado los problemas. Y hemos estado aqu no solo para presenciar un espect inusitado; hemos estado aqu todos los d del congreso, precisamente, para saber c piensan nuestros trabajadores, para saber c sienten, qu desean y c consideran que deben resolverse los problemas. Hemos estado aqu precisamente, para recoger nuestro programa de trabajo, nuestra agenda en los pr a en los pr meses y en los pr d extra de ese informe, de esas resoluciones y de esos debates. Para eso ha estado aqu presente la direcci del Partido aunque no todos, como es l para eso ha estado aqu presente todo el gobierno nacional; no falt un solo ministro, ni un solo vicepresidente del Comit Ejecutivo. Por eso no hab que mandarlos a buscar a su oficina cuando surg un tema o hab que dar una respuesta.

Qu pod ser m importante para nosotros en este pa donde hay tantas cosas importantes y tantas organizaciones de masa importantes, que este congreso obrero?

Hemos discutido y hemos analizado los problemas y las medidas que debemos tomar, cual si vivi en tiempos normales. Desde luego que tenemos que trabajar para tiempos normales, tenemos que trabajar todos los d a todas horas, y tenemos que hacer nuestros programas, nuestros planes, pero no significa esto que los tiempos sean normales. Hemos estado conscientes todos de que los tiempos que estamos viviendo no son ni pueden ser normales. Estamos muy conscientes, y debemos estarlo cada d m de que vivimos en tiempos inciertos.

Discutimos aqu qu hacer con el acumulador, c ahorrar el combustible, c ahorrarlo todo, c llevar a cabo los planes, pero no sabemos si esos ahorros de que hablamos pueden ser suficientes. Qui sabe a qu tiempos podemos enfrentarnos, tanto en el terreno econ como en el terreno militar, a partir de la actual situaci internacional. Se ha multiplicado m de cien veces la capacidad de almacenamiento de agua que pose el pa y ahora estamos construyendo m presas que nunca, m los canales magistrales, m los sistemas de riego, etc en un esfuerzo integral.

No es que hayan sido a perdidos, ni mucho menos, lo podemos apreciar en el hecho de que hoy pr no hay un joven que ingrese en una importante industria, o en un servicio importante que no tenga 12 grados, en un pa que ten un mill de analfabetos, o disponer de casi 300 000 profesores y maestros, en un pa donde la mitad de la poblaci en edad escolar no ten aulas ni profesores; o esos de salud que tiene hoy ya nuestra poblaci Poder escuchar de provincias enteras que tienen ya una mortalidad infantil inferior a 10 por cada 1 000 nacidos vivos; o que nos dijeran, como nos dijeron aqu que en G donde est presente el m de la familia, la mortalidad infantil ascendi solo a 5 por cada 1 000 nacidos vivos. Si lo llamamos los pa del campo socialista es por no emplear una palabra m y decir: pa del ex campo socialista. Un campo socialista verdaderamente ser un conjunto de pa integrados con determinadas posiciones pol comunes, con programas de desarrollo, con perspectivas de cooperaci a largo plazo.

El CAME existe Dios me libre decir que el CAME no existe viendo a Carlos Rafael en aquella esquina de la presidencia ; no, el CAME sigue existiendo, formalmente sigue existiendo. Es nuestro deber hacer el esfuerzo por preservarla como una organizaci econ pero, claro, f si hay cambios en el CAME,
zapatillas air max 2014 EN LA CLAUSURA DEL XVI CONGRESO DE LA CTC
que all se acostumbraba a llamar compa a los que estaban en la reuni y ya el t de compa ha sido abolido por unos cuantos que al dirigirse a los dem no dicen compa sino que dicen: se se o se si hay alguna all (RISAS Y APLAUSOS), la terminolog se va cambiando.

Nike Air Max

Nike Air Max escribió 1392 entradas

Navegación de la entrada