zapatilla nike air max 90 Blog de Jorge Morejón

air max nike Blog de Jorge Morejón

Chris Sale llega a Boston, por cuatro prospectos

Los Medias Rojas de Boston obtuvieron en el zurdo Chris Sale a un abridor de élite, para complementar una rotación que incluye alganador premio Cy Young del 2016, Rick Porcello, y a los también lanzadores del llamado brazo equivocadoDavid Price y Eduardo Rodríguez.

Sale, de 27 aos, es un serpentinero que en las últimas cinco temporadas ha sido candidato al galardón de mejor pitcher de la Liga Americana con los Medias Blancas de Chicago y aunque nunca lo ha ganado, ha acumulado 70victorias y 1,133 ponches en ese lapso del 2012 al 2016.

Carmen Pérez/Criollos de CaguasChris Sale es un serpentinero que en las últimas cinco temporadas ha sido candidato al galardón de mejor pitcher de la Liga Americana.

Con el cinco veces Todos Estrellas, los Medias Rojas consiguen a un tirador de punta, que esperan pueda rendir a igual altura tanto en la campaa regular, como en la postemporada, una etapa en la que usualmente falla el carísimo Price, con todo y su contrato de 217 millones.

Sin embargo, Sale nunca ha sentido la presión de lanzar en los playoffs y no se sabe cómo va a reaccionar, pues de esos casos se sobran los estelares que a la hora cero se le aflojan las piernas (Ojo, que no significa tampoco que este vaya a ser el caso, pero no deja de ser una posibilidad 50 50).

Pero Boston pagó demasiado por un hombre que no es garantía, 100 por ciento, de que el equipo ganará la Serie Mundial en los próximos tres aos.

En el canje, el gran ganador fue Chicago, que en primer lugar salió de un hombre que desde el incidente con el hijo del primera baseAdam LaRoche se había vuelto incómodo de tratar y que a todas luces no quería estar más en la Ciudad de los Vientos, lo cual habría sido casi imposible retenerlo con una extensión contractual.

Pero sobre todo, los Medias Blancas reconstruyeron su futuro con el cubano Yoan Moncada, de 21 aos, y el lanzador derecho Michael Kopech, de 20, dos de los prospectos más cotizados en todo el béisbol.

Junto a Moncada y Kopech fueron incluidos en el paquete el jardinero venezolano Luis Alexander Basabe y el lanzador dominicano Víctor Díaz, ambos de Clase A, para reforzar el sistema de fincas de la organización.

Moncada tuvo una brevísima pasantía por las Mayores en el 2016, cuando los Medias Rojas lo convocaron en septiembre, pero aunque tuvo destellos en sus tres primeros partidos, evidenció no estar listo aún para el gran salto, al abanicar en 12 de sus 19 turnos.

Kopech es un lanzallamas con mucho trabajo por hacer también, sobre todo con su control, pues promedia en las Menores cinco pasaportes por cada nueve entradas, pero exhibe efectividad de 2.61 en 134 innings.

Ambos tienen talento por toneladas y no deberíamos esperar mucho tiempo para verlos establecerse al más alto nivel, como parte de la reestructuración que comenzó con la designación de Rick Rentería como nuevo mentor,
zapatilla nike air max 90 Blog de Jorge Morejón
en sustitución de Robin Ventura.

A diferencia de Sale, quien podría ser agente libre después de la próxima campaa, si el equipo no ejerce la opción por las temporadas del 2018 y 2019, la huella que Moncada y Kopech pueden dejar en Chicago podría ser profunda y sobre todo, duradera.

De los diez comisionados que han tenido las Grandes Ligas en su historia, Selig será el quinto que será inmortalizado en el Salón de la Fama de Cooperstown, gracias a su espíritu innovador que le cambió para siempre el rostro al béisbol.

En septiembre de 1992, Selig, entonces propietario de los Cerveceros de Milwaukee, asumió de manera interina el puesto de comisionado, que se oficializó en 1998.

Fue quien encabezó una revuelta de los dueos contra el entonces comisionado Fay Vincent, quien se vio obligado a renunciar.

En el 2000, se convirtió en el comisionado de mayor poder en la historia, al eliminarse los cargos de presidentes de las ligas Nacional y Americana.

Le tocó uno de los períodos más turbulentos, pero al mismo tiempo de mayor crecimiento en la historia del béisbol, con cambios estructurales claves que redundaron en una economía pujante como nunca antes vieron las Grandes Ligas.

Dos aos después de su llegada tuvo que enfrentar la huelga de 1994, que obligó a cancelar la Serie Mundial por primera vez en nueve décadas y amenazó incluso la temporada de 1995.

Selig se vio atrapado en una red decrisis, que necesitaba ideas renovadoras para salvar al béisbol entonces, aunque muchos le critican haber aplicado la máxima de Nicolás Maquiavelo de que ”el fin justifica los medios”.

Entre sus primeras decisiones polémicas, sacó del destierro al dueo de los Yankees de Nueva York, George Steinbrenner, suspendido en 1990 por Vincent, al tiempo que castigó por un ao a la entonces propietaria de losRojos de Cincinnati, Marge Schott, por sus repetidos comentarios racistas, mientras se rehusó a perdonar a Pete Rose, una delas tareas que le quedaron pendientes y le generó muchas críticas.

Uno de sus primeros aciertos fue la ampliación de dos a tres divisiones por cada liga y la creación de los comodines o wildcards, que reanimó la competencia en las postrimerías del calendario regular, algo que se perdía muchas veces, cuando a principios de septiembre ya se sabía quiénes clasificarían a los playoffs.

Con los comodines llegaron también las series divisionales, que se sumaron a las series de campeonato de liga y la Serie Mundial para extender las emociones de la postemporada.

Aunque oficialmente esto se instauró en 1994, el paro laboral demoró hasta 1995 su entrada en vigor.

Pero los fanáticos aún no respondieron a los cambios como esperaba la oficina del comisionado, dolidos por la huelga que los dejó sin Serie Mundial.

Las heridas tardarían cuatro aos en sanar, hasta que aparecieron como salvadores Mark McGwire y Sammy Sosa con su inolvidable carrera de los jonrones en 1998, que puso fin al récord de 61 bambinazos en una temporada que ostentaba Roger Maris desde 1961.

Y fue aquí donde salió a jugar Maquiavelo con su famosa frase, pues Selig se hizo el de la vista gorda y aprovechó el espectáculo que brindaban McGwire y Sosa, por encima de cualquier sospecha de uso de esteroides, entonces de cierto modo legales en el béisbol.

El consumo de sustancias para mejorar el rendimiento deportivo se extendió como hierba mala por todos los terrenos de béisbol y no fue hasta entrado el siglo XXI que el asunto explotó de manera escandalosa.
zapatilla nike air max 90 Blog de Jorge Morejón

Nike Air Max

Nike Air Max escribió 1442 entradas

Navegación de la entrada